Operación de castigo sobre Siria.

La noche del 13 al 14 de abril de 2018, una coalición formada por los Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzó una operación de castigo contra el régimen sirio de Bachar Al Assad. El detonante fue la supuesta utilización de armas químicas por parte de Damasco en el área de Douma durante la jornada del 7 de abril, traspasando la línea roja marcada por Washington.

El ataque estuvo precedido de una semana marcada por las advertencias americanas (incluso a través de la cuenta oficial de Twitter del presidente Trump) y del cruce de amenazas entre Washington y Moscú, principal aliado y sustento del régimen sirio. Los profetas del apocalipsis auguraban que una acción americana provocaría irremediablemente una respuesta rusa que nos arrastraría a la III Guerra Mundial. Hoy sabemos que no ha sido así.

El presidente de Estados Unidos publicó este polémico Tweet advirtiendo a Rusia de las capacidades de sus misiles.

Lo cierto es que todo lo que rodea al conflicto sirio es bastante confuso. ¿Por qué usaría Assad armas químicas, exponiéndose a las represalias, cuando tácticamente no le ofrecían grandes ventajas y además va ganando la guerra?. Las teorías de la conspiración sobre un posible ataque de falsa bandera se han alimentado de este razonamiento. Lo cierto es que los rebeldes habían construido una red de túneles reforzados en Douma que permitiría entender la utilidad de estas armas prohibidas por la Convención sobre Armas Químicas de 1993.

No cabe duda que en la semana que precedió al ataque las reuniones en la Casa Blanca, Downing Street y el Elíseo han sido frenéticas. No se trataba únicamente de mantener una posición de fuerza, de demostrar a Damasco que las potencias occidentales harían cumplir su palabra. Se trataba de evitar que el conflicto escalara de forma incontrolada. Y para ello había que evitar cualquier baja rusa. Algo cada vez más difícil, dado que Moscú tiene a más de 4.000 hombres sobre el terreno, cada vez más incrustados con las fuerzas gubernamentales sirias.

También era necesario justificar la intervención. Las últimas reticencias rusas y sirias en cuanto a permitir el acceso de los inspectores de la OPCW a Douma parecen confirmar lo ya expuesto por organismos internacionales y por la inteligencia francesa: el ataque con armas químicas fue real y fue llevado a cabo por las fuerzas de Bachar Al Assad.

Evidentemente, la política es parte del juego. Washington no podía pretender seguir siendo la mayor superpotencia del globo echándose atrás por la firmeza de las amenazas rusas de ofrecer una respuesta. Reino Unido y Francia no sólo eran indispensables para tener una mayoría a favor del ataque en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: también debían participar -aunque fuera de forma limitada- para reivindicar su limitado papel como potencias globales.

El ataque en sí merece un completo análisis. En internet han aflorado en los últimos días numerosas páginas especializadas que, en base a la información proporcionada por el Pentágono y por fuentes abiertas, ofrecen interesantes detalles sobre esta singular operación que ha servido para estrenar nuevos sistemas de armas como el MdCN o el JASSM.

El MdCN es la versión naval del misil SCALP, que a su vez es gemelo del Storm Shadow británico. La relevancia de los misiles de crucero en la guerra moderna se hace patente con acciones de este tipo. Deberíamos preguntarnos ¿para cuando dotaremos a nuestra Armada de este tipo de armas?

Los objetivos elegidos fueron tres, todos ellos íntimamente relacionados con el programa de armas químicas de Damasco, según la inteligencia aliada. Cabe suponer que se eligieron emplazamientos donde se estimaba como poco probable la presencia de fuerzas rusas. Uno de ellos, el centro de desarrollo de Barzah, se encontraba en un barrio de Damasco. Los otros dos objetivos se encontraban alrededor de la tristemente conocida localidad de Homs, en Him Shinshar.

Localización de los objetivos dentro del mapa de Siria.

Durante la tarde del día 13 un Global Hawk de Sigonella, Sicilia, estuvo fisgoneando frente a la costa siria y libanesa, apoyado por un RC-135 que había despegado desde Souda Bay, Creta. La misión de estas aeronaves era la de recoger inteligencia previa al ataque. En este artículo de The Aviationist cuentan como es posible monitorizar estos movimientos en tiempo real desde el sofá de casa.

Las páginas de internet dedicadas al seguimiento “online” de aeronaves mediante ADS-B detectaron este RQ-4 Global Hawk operando a casi 20.000 metros de altura.

El ataque se realizó de madrugada mediante misiles de crucero lanzados tanto desde aeronaves como desde unidades navales. El plan era sencillo, pero había sido estudiado a conciencia. Con objeto de sorprender a las defensas aéreas siria y rusa, gran parte de los misiles se aproximaron desde el sur y desde el este. Tanto Damasco como Moscú esperarían sin duda un ataque masivo desde buques y submarinos de la VI Flota en el Mediterráneo oriental. Pero sin embargo, sólo una unidad americana, el USS John Warner, uno de los submarinos más modernos de la clase Virginia, atacó desde esta posición lanzando 6 misiles Tomahawk.

Infografía presentada por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Los dos destructores situados en el Mediterráneo Oriental, USS Donald Cook y USS Winston Churchill, no tomaron parte en los ataques y sirvieron de cebo.

El resto de unidades navales americanas lo hicieron desde el Mar Rojo (USS Monterey y USS Laboon, 37 Tomahawk) y el Golfo Pérsico (USS Higgins, 23 Tomahawk). En el ataque también participaron 2 bombarderos B-1 basados en Al-Udeid, Catar. Estos bombarderos lanzaron 19 misiles JASSM, ofreciendo el bautismo de fuego a esta nueva herramienta del arsenal americano.

Uno de los dos bombarderos B-1 que participaron en el ataque, operando desde la base de Al-Udeid, en Catar.

Al-Udeid es probablemente la principal base aérea americana en todo Oriente Medio. Pese a la complicada situación política de Catar, la dependencia de los Estados Unidos de esta base ha permitido al régimen de Doha negociar con sus vecinos del Gulf Cooperation Council con el apoyo de Washington.

Pero a pesar de esta maniobra de engaño, en el Mediterráneo no reinaba precisamente la calma. Las fuerzas británicas y francesas lanzaron su ataque desde el sector más probable: el occidental. Reino Unido utilizó un paquete de aeronaves Eurofighter y Tornado que habían despegado de la base de la Royal Air Force en Akrotiri, Chipre, para lanzar 8 misiles de crucero StormShadow. Francia envió un paquete de aviones Mirage 2000 y Rafale desde bases francesas equipados con 9 misiles SCALP (gemelos del StormShadow), y estrenó por primera vez el MdCN, la versión naval de este misil, lanzando tres unidades desde la FS Languedoc (tras un fallo en el buque inicialmente designado para el lanzamiento).

Aviones Rafale franceses lanzaron un total de 9 misiles SCALP sobre los objetivos.

La FS Languedoc lanzó tres MdCN, la versión naval del SCALP, ofreciendo a este arma su bautismo de fuego.

En el Mediterráneo Oriental se encontraban también el USS Winston Churchill y el USS Donald Cook, uno de los cuatro destructores que tienen su base en Rota y que sin embargo no participó activamente en el ataque. Para garantizar que los rusos o la fuerza aérea siria no tomaban represalias contra estos buques (una misión no tan sencilla, dado que son destructores con una gran capacidad antiaérea) ni contra los buques de sus aliados, la USAF mantuvo dos paquetes de F-15C y F-16 realizando patrulla aérea de combate en la zona, lo que supuso un enorme esfuerzo en aviones de reabastecimiento en vuelo. Una situación que tal vez haga reconsiderar al Pentágono la conveniencia de mantener de nuevo en permanencia un grupo de combate de portaaviones en el Mediterráneo…

Aviones F-15C y F-16 de la USAF, operando en paquetes de 8, ofrecieron defensa aérea a las unidades navales situadas en el Mediterráneo Oriental.

Casi una docena de aviones de reabastecimiento en vuelo fueron necesarios para apoyar la operación. ¿Serán suficientes los 3 A-330 MRTT que pretende adquirir el Ejército del Aire para cubrir sus necesidades? Parece una cantidad muy limitada.

Los medios rusos y sirios otorgaron a sus sistemas de defensa aérea unos éxitos no reconocidos por el Pentágono. Moscú dijo haber derribado 71 de los 105 misiles de crucero. Damasco redujo el número a 13. El Pentágono aseguró, por otro lado, que la defensa aérea siria lanzó hasta cuarenta SAM incluso después de que los misiles de crucero aliados hubieran alcanzado todos sus objetivos.

¿Quién dice la verdad? Resulta difícil de determinar. El blog de Análisis Militares cuestionaba la necesidad de lanzar 105 misiles de crucero (una inversión de más de 100 millones de euros en municiones) para atacar tres simples instalaciones. Algunos analistas americanos aseguran que este número tan elevado de misiles cumplía una doble función: asegurar la completa destrucción de las armas químicas almacenadas en los objetivos atacados; y disponer de cierto margen por si la actuación de la defensa aérea rusa o siria era efectiva. Los medios afiliados al Kremlin, sin embargo, teorizan con la posibilidad de que el número de objetivos inicial fuera muy superior pero que sólo sobrevivieran a la acción de la defensa aérea las armas dirigidas contra los tres emplazamientos alcanzados.

El submarino USS John Warner, uno de las unidades más modernas dentro de la clase Virginia, lanzó 6 misiles Tomahawk desde el Mediterráneo Oriental.

Lo cierto es que en las imágenes de evaluación de daños ofrecidas, los objetivos parecen de muy pequeña entidad como para merecer más de un centenar de misiles. Gran parte de los expertos en el conflicto y de los medios especializados concuerdan en que el ataque no ha afectado a la capacidad militar siria. Pero sí es igual de cierto que ha sido un éxito mediático y político para Occidente, donde los Estados Unidos y sus aliados han demostrado su capacidad para atacar objetivos en una zona protegida sin sufrir bajas entre las fuerzas propias y cumpliendo su compromiso de actuar si se traspasan las líneas rojas marcadas.

Aviones no tripulados Global Hawk y satélites de observación realizaron la evaluación de daños de los objetivos.

Siria es un avispero, que sólo Assad era capaz de controlar. Financiar y armar a los artífices de la primavera árabe, muchos de ellos con lazos con el islamismo más radical, ha convertido a una de las naciones más estables de Oriente Medio en el infierno en la Tierra. Intentar deponer a Bachar Al Assad favoreciendo a grupos rebeldes no ha sido, probablemente, el movimiento más inteligente por parte de occidente, y los sirios están pagando caros estos errores. Pero hay líneas rojas que no podemos permitir. Y el uso de armas químicas es una de ellas.

¿Misión cumplida? La capacidad militar siria se ha visto poco afectada y el conflicto no tiene visos de terminar a corto plazo.

El Presupuesto de Defensa para 2018.

El pasado 3 de abril se publicaron los borradores de los Presupuestos Generales del Estado para 2018. El documento de 336 páginas puede consultarse online, e incluye una partida de 8087 millones de euros para Defensa, excluyendo los gastos de Operaciones de Mantenimiento de la Paz, y suponiendo un incremento del 6.9% frente al gasto del año 2017 (y tal vez, caminando lentamente hacia el nivel de gasto exigido por la OTAN: el 2% del PIB).

Presentación del Proyecto de PGE para 2018.

4487 de estos millones de euros estarán dedicados a los gastos de personal. Los 3600 restantes deben servir para financiar los programas de adquisición y modernización, adiestramiento, operaciones permanentes… Aunque varios conceptos de esta partida en la que se excluyen los gastos de personal han aumentado en hasta un 18%, la realidad es que sigue siendo insuficiente para mantener unas Fuerzas Armadas con las capacidades que España requiere. Cabe destacar que adicionalmente se pretenden atender compromisos de pago de los Programas Especiales de Modernización por importe de 2164 millones de euros, no incluidos en los presupuestos al no tener efecto en el déficit de 2018.

Los presupuestos contemplan completar la modernización de los veteranos AB-212 de la 3ª Escuadrilla de la Armada.

El documento enumera una serie de objetivos más o menos abstractos para estos fondos: mejorar la política de personal de las FAS; mejorar la eficacia de nuestros Ejércitos y la Armada, unificando la sanidad y la logística en operaciones, y potenciando el adiestramiento conjunto; consolidar la vocación internacional de nuestras fuerzas y garantizar la defensa de nuestros intereses; desarrollo de la Cultura de Seguridad y Defensa…

Se fija, además, el número de efectivos de tropa y marinería en 79.000 para el año 2018.

En este otro documento pueden consultarse los gastos desglosados por programas.

Quizás uno de los apartados más interesante sea el dedicado a los programas de modernización (Programa 122A). Por parte de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material), los programas especificados en el programa de mayor importancia son:

– La modernización de los helicópteros AB-212 de la 3ª Escuadrilla de la Armada.
– La adquisición de sistemas aéreos no tripulados, incluyendo la financiación del EUROMALE.
– La modernización de los misiles Taurus de nuestro arsenal.

EUROMALE, proyecto europeo de aeronave no tripulada de largo alcance y media altitud.

En cuanto al Ejército de Tierra, no se hace referencia a ningún programa específico. El Ejército del Aire no es mucho más concreto, mencionando únicamente el desarrollo de la capacidad de detección y control de la red de defensa aérea.

La Armada, por su parte, menciona dos importantes programas:

– La adquisición de misiles ESSM.
– La modernización de los aviones AV-8B.

Los misiles ESSM complementan las capacidades antiaéreas de las fragatas F-100, ofreciendo un excelente arma para los enfrentamientos a corta distancia.

Pero las joyas de la corona se esconden en el programa 122B: Los Programas Especiales de Modernización. En 2017 se completaron los pagos de los nuevos aviones apagafuegos, los misiles Taurus y el BAC Cantabria. Los presupuestos de 2018 esperan completar el pago, entre otros, de nodos CIS de la UME, helicópteros EC-135 y el LHD Juan Carlos I.

El A-400M está llamado a revolucionar las capacidades de transporte aéreo de nuestras Fuerzas Armadas.

Los presupuestos contemplan, además, pagos de los programas Tigre, A-400M, Eurofighter, Leopard, Pizarro, BAM, helicópteros, misiles Spike e IRIS-T, fragatas F-100… y por primera vez, una partida para el vital programa 8×8, llamado a sustituir los BMR.

El Piranha V es el vehículo elegido para sustituir a nuestra veterana flota de BMR, en uno de los programas de modernización más urgentes de nuestras FAS.

La Fuerza de Preposicionamiento de los Estados Unidos.

1991, Guerra del Golfo. Estados Unidos y una coalición internacional deciden intervenir militarmente para liberar Kuwait. La 7ª Brigada Expedicionaria de los Marines recibe órdenes de desplegarse el 10 de agosto. El 25 del mismo mes 15.000 hombres con todo su equipo se encuentran listos para el combate en Al Jubayl, en la frontera norte de Arabia Saudí.

¿Cómo se consigue desplegar una MEB (Marine Expeditionary Brigade) con todo su equipo -incluyendo centenares de vehículos- en tan sólo 15 días?

La respuesta está en el título de este capítulo: la Fuerza de Preposicionamiento.

Buque de la fuerza de preposicionamiento cargando vehículos y carros de combate en Guam.

El programa de Preposicionamiento es gestionado por el Military Sealift Command (MSC), que organiza el transporte estratégico por vía marítima de las Fuerzas
Armadas de los Estados Unidos. Actualmente, el programa dispone de una treintena de buques (el número oscila habitualmente, según las necesidades, entre 27 y 34 unidades) que sirven a la Armada, la Fuerza Aérea, el Ejército, la Agencia Logística de la Defensa y, principalmente, a los Marines.

USNS John P. Bobo, en la base aliada de Souda, Creta. Muchos de los buques del MSC reciben el nombre de condecorados con la Medalla de Honor del Congreso, la más alta condecoración militar estadounidense.

La mayor parte de la flota de Preposicionamiento la componen buques de carga que almacenan en sus bodegas todo el material necesario para unidades de entidad brigada expedicionaria. De esta forma, estos buques -próximos a la zona de conflicto, lo que ahorra decenas de días de navegación de los puertos de los Estados Unidos- permiten proporcionar el material y munición que una brigada expedicionaria (cuyo personal puede transportarse rápidamente por vía aérea) necesitará para los 30 primeros días de combate.

Composición de los dos escuadrones de preposicionamiento utilizados por los Marines, y con base en Diego García y Guam.

La estimación es que para trasladar al personal de una brigada expedicionaria se necesitan un total de 250 vuelos, mientras que para trasladar todo el equipamiento que necesitarían serían necesarios alrededor de 3000 vuelos de los mastodontes de la USAF: los gigantescos C-5 Galaxy y sus hermanos pequeños, los C-17 Globemaster, que componen la columna vertebral del transporte aéreo estratégico.

“Hardware” que compone una Brigada Expedicionaria de los Marines.

Sin embargo, los buques de preposicionamiento del MSC, como los desplegados en por los Marines en los “fondeaderos avanzados” de Guam -en el Pacífico- o Diego García -en el Índico- permiten disponer de todo el material necesario en la zona de operaciones reduciendo enormemente los tiempos de tránsito. Hasta 2012 existía un tercer escuadrón de preposicionamiento desplegado permanentemente en el Mediterráneo, pero fue disuelto en septiembre de ese mismo año, tras 28 años de servicio.

Buques de preposicionamiento fondeados en el atolón de Diego García, en el océano Índico.

Los buques del programa de preposicionamiento disponen, por norma general, del equipamiento necesario para desembarcar por sus propios medios toda su carga; bien a través de barcazas, bien en puerto mediante sus propias grúas. Estos buques, con dotaciones compuestas por marinos mercantes, pueden pertenecer al gobierno de los Estados Unidos o ser contratados para realizar servicios concretos.

Impresión artística de la fuerza de preposicionamiento desembarcando material a través de barcazas.

Existen distintos tipos de buques… desde portacontenedores con material de la fuerza aérea a buques de transporte de carga seca y municiones de la Armada. El
MSC dispone incluso en su inventario de dos buques “gasolinera”, destinados a suministrar combustible, desde 8 millas mar adentro, a la fuerza desplegada en la costa. No se trata de petroleros, sino de estaciones de bombeo capaces de hacer llegar este elemento vital de las operaciones militares desde una zona
segura a las bases logísticas en la costa. Sin embargo, el grueso de los buques del MSC son buques de carga al servicio del US Army y del US Marine Corps.

USNS VA Wheeler, diseñado para bombear combustible desde una posición separada de costa hasta 8 millas.

El US Army, que cuenta con bases a lo largo y ancho del globo en las que almacenar material, dispone de buques de carga del tipo Roll-On/Roll-Off, con una superficie de carga de más de 28.000 metros cuadrados y con todas las facilidades para embarcar y desembarcar vehículos de ruedas y de cadenas. Además, dispone de dos buques portacontenedores en los que transporta la munición para estas unidades.

Buque de transporte de vehículos USNS Dahl, de la clase Watson. Estados Unidos dispone de ocho buques de este tipo, a los que rodeó cierto controversia tras ser señalados como prisiones flotantes utilizadas por la CIA para interrogar a prisioneros.

El Cuerpo de Marines dispone de dos escuadrones MPS (Maritime Prepositioning Ships). Estos escuadrones disponen de entre cuatro y seis buques de carga con todo lo necesario -vehículos, municiones, víveres, equipamiento sanitario, repuestos, combustible…- para dotar y apoyar a una Brigada Expedicionaria de Marines de hasta 16000 hombres durante 30 días.

Escuadrón de Preposicionamiento de los Marines. La composición mostrada se corresponde con la disposición habitual en el Océano Índico.

Anexo: Ejemplo de material disponible en cada uno de los buques de un escuadrón MPS, con fecha de marzo de 2003, previo a la invasión de Irak, y extraído de Globalsecurity.org.

Quantity Item
5.2 Million gallons cargo fuel
2,174 50,000-pound cargo containers
76 TOW missile launchers
24 Light armored vehicles (LAV)
105 Amphibious assault vehicles (AAV)
30 Combat tanks (M1A1)
30 155mm howitzers
123 Electrical generators
1 Field hospital (200 beds)
14 50,000-pound container handlers
8 25-ton cranes
16 7.5-ton cranes
47 Floodlight sets
7 Tactical airfield fuel dispensing systems
6 Motorized road graders
4 Wheeled scraper trackers
104 3,000-gallon collapsible fabric tanks
50 Tractors (various types)
107 Forklift trucks (various types)
41 Reverse osmosis water purification units
203 Cargo trailers
89 Powered trailers (various types)
282 5-ton cargo trucks
42 5-ton dump trucks
22 5-ton wrecker trucks
530 Cargo/troop carriers (HMMWV)

Disponer de una fuerza de preposicionamiento de este tipo está sólo al alcance de una super potencia. Se trata, sin lugar a dudas, de una idea eficaz, de alto coste económico, pero necesaria para mantener una capacidad real para operar en cualquier lugar del globo, en el menor tiempo posible.

La capacidad de preposicionamiento ha aumentado exponencialmente desde sus inicios en 1980.

DESCLASIFICADO: Operación “Silent Tone”.

Era un secreto a voces. Incluso George W. Bush se había permitido la licencia de comentar en sus memorias la operación israelí que acabó con un reactor nuclear sirio. Pero ayer, 21 de marzo de 2018, Jerusalén desclasificó un jugoso dossier de ocho páginas con todos los detalles de la Operación “Silent Tone”, cuya autoría había negado durante años.

Todo ocurrió el 5 de septiembre de 2007. La inteligencia militar israelí y el Mossad llevaban meses recogiendo evidencias acerca de la construcción de un reactor nuclear en el noreste de Siria, cerca de la ciudad de Deiz Ez-Zor. Se sospechaba que la finalidad del reactor era obtener plutonio para desarrollar armas atómicas. Damasco contaba con la ayuda de ingenieros norcoreanos para llevar a cabo el proyecto.

El reactor, cuya construcción se había demorado seis años, fue descubierto a pocos meses de entrar en servicio, en marzo de 2007. Acabar con él era urgente. Por un lado, una Siria con capacidad nuclear, desestabilizaría todo el Oriente Medio. Por otro, una vez acabado el reactor, el ataque no podría realizarse sin un importante riesgo de provocar un grave incidente radioactivo.

F-15 RAAM y F-16 SUFA, aeronaves protagonistas de esta historia.

Una vez confirmada la información de inteligencia, tanto el gobierno israelí como sus Fuerzas Armadas comenzaron a elaborar planes dirigidos a acabar con el reactor. El asunto se mantuvo bajo el mayor de los secretos.

Los oficiales encargados en planear la operación repasaron los detalles del ataque aéreo realizado sobre un reactor nuclear en Irak en 1981: la Operación Opera. Se realizaron escenarios de ataque a larga distancia simulados, y también se probaron todos los tipos de municiones existentes en la fuerza aérea israelí con objeto de determinar que armamento era el más adecuado. No podía haber ningún error. Los pilotos de caza, que desconocían para que se estaban preparando, no dejaban de hacer conjeturas: la hipótesis que más se repetía es que se avecinaba un ataque aéreo contra Natanz, centro neurálgico del programa nuclear iraní.

Impresión artística de la Operación Opera, llevada a cabo en 1981 con el objetivo de inutilizar un reactor nuclear a las afueras de Bagdad.

Una de las grandes preocupaciones del alto mando israelí era evitar una escalada de tensión con Damasco. La misión debía garantizar la destrucción del reactor, sí, pero debía hacerlo discretamente. Un concepto -discreción- radicalmente enfrentado al plan central de la operación: un ataque aéreo definitivo. Pero no podían humillar a Bashar Al-Assad y empujarlo a una confrontación a gran escala contra un Israel que aún se estaba recuperando de la guerra de Líbano de 2006.

En julio de 2007 empezaron a saltar las alarmas. El programa avanzaba a buen ritmo. El reactor estaría listo para noviembre. No había tiempo que perder, y era conveniente aprovechar las favorables condiciones meteorológicas de la estación estival.

Los pilotos de los F-15 RAAM que participaron en los ataques reciben las últimas instrucciones antes de despegar.

Al mismo tiempo que se alistaban para la Operación Silent Tone, el Estado Mayor de las fuerzas israelíes se preparaba para lo peor: un contraataque sirio a gran escala. Las IDF (Fuerzas de Defensa Israelíes) fueron movilizadas y puestas en estado de alerta el 5 de septiembre. Algo se avecinaba, pero pocos sabían realmente el qué.

Israel ha publicado imágenes reales del día de la operación. Este es uno de los F-16I SUFA que participó en los ataques.

A las 7 de la tarde de ese 5 de septiembre, el verdadero objetivo de todos los entrenamientos que habían precedido a ese momento fue revelado a los pilotos por el General en Jefe de las fuerzas aéreas israelíes: el reactor nuclear sirio de Deiz Ez-Zor. El general Eliezer Shekdi hizo llegar a sus hombres la siguiente carta:

Soldados:

1. Hoy seréis enviados a participar en una misión de gran importancia para el Estado de Israel y el pueblo judío.
2. La misión es destruir el objetivo y regresar sin bajas, de la forma más discreta posible.
3. La intención es que esta acción no pueda ser asociada con el Estado de Israel, al menos inicialmente, con el objetivo de minimizar el riesgo de un conflicto a gran escala.
4. La misión se mantendrá en el mayor secreto, tanto antes como después de su ejecución, hasta nueva orden.
5. Confío en vosotros. Creo en vosotros, y estoy convencido de vuestras capacidades.

Buena suerte.
Eliezer Shekdi.

Carta original enviada por el Comandante de la Fuerza Aérea israelí.

Alrededor de las diez de la noche, un grupo de cuatro F-15 Raam y cuatro F-16 Sufa abandonó la base aérea de Hatzerim. El grupo fue reabastecido en vuelo antes de abandonar el espacio aéreo israelí, en estricto silencio radio. La unidad atravesó las defensas aéreas sirias, ascendió para prepararse para el bombardeo y lanzó sus armas. Los F-15 precedieron a los F-16, y estos últimos evaluaron los daños, transmitiendo al estado mayor israelí “Arizona de todos nosotros”, dejando entender, en clave, que todos las armas habían alcanzado el blanco.

Localización de la base aérea de Hatzerim y el objetivo, al NE de Siria, tras las líneas enemigas.

Detalle de la base aérea de Hatzerim, una de las principales de la IAF.

Los ocho aviones aterrizaron indemnes a las 2 de la mañana del día 6 de septiembre en la base aérea de Hatzerim. Las fuerzas israelíes permanecieron en alerta esperando un contraataque, pero acababan de escribir otra página en la intrépida historia de la Kheil HaAvir.

Análisis de daños por imágenes satélite del ataque sobre el reactor de Deiz Ez-Zor,

¿Que habría pasado si la IAF no hubiese atacado el reactor de Deiz Ez-Zor, situado al NE de Siria, en una zona que ha sufrido un constante cambio de manos entre el ISIS y las fuerzas leales al gobierno de Damasco en los últimos años? ¿Estaríamos frente a una tiranía como el DAESH armado con cabezas nucleares?.

MV-22: ¿Un multiplicador de fuerza VTOL?

El convertiplano MV-22 es una de las aeronaves más características de nuestro tiempo. Mitad helicóptero, mitad avión, su desarrollo fue largo, tedioso y, sobretodo, muy caro -tanto en vidas como en miles de millones de dólares-.

Un Harrier tomando a popa de un MV-22 a bordo del Juan Carlos I.

Un Harrier tomando a popa de un MV-22 a bordo del Juan Carlos I.

Pero el Osprey es hoy en día una aeronave madura, con más de doscientas unidades en servicio en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, en su Fuerza Aérea, y desde hace poco tiempo, en Japón.

Así resumía la prensa las capacidades del Osprey tras la noticia de que Japón adquiriría 17 unidades.

Así resumía la prensa las capacidades del Osprey tras la noticia de que Japón adquiriría 17 unidades.

El MV-22 permite despegar y aterrizar en vertical, con el eje de giro de los rotores dispuesto perpendicular al suelo; y en menos de 12 segundos pasar a “modo de vuelo”, con el eje de giro paralelo al suelo, una velocidad que dobla la de los helicópteros convencionales y una autonomía que cuadriplica estos valores.

Comparativa de autonomía y rango de acción de un MV-22 frente a un veterano CH-46 Sea Knight.

Comparativa de autonomía y rango de acción de un MV-22 frente a un veterano CH-46 Sea Knight.

Se trata de una aeronave muy característica, que por sus especiales capacidades, ofrece opciones interesantes para las fuerzas navales con aviación embarcada de aterrizaje y despegue vertical: es el caso de Reino Unido, Italia y España.

Los MV-22 de la fuerza especial de tareas de los Marines en Morón  (SPMAGTF) han operado en repetidas ocasiones desde el JCI, demostrando su interoperabilidad.

Los MV-22 de la fuerza especial de tareas de los Marines en Morón (SPMAGTF) han operado en repetidas ocasiones desde el JCI, demostrando su interoperabilidad.

Un MV-22 Osprey descendiendo al hangar del Juan Carlos I.

Un MV-22 Osprey descendiendo al hangar del Juan Carlos I.

Los hangares del Juan Carlos I han demostrado su capacidad para albergar el MV-22 Osprey.

Los hangares del Juan Carlos I han demostrado su capacidad para albergar el MV-22 Osprey.

En el caso de la Armada Española, la retirada de los helicópteros SH-3 equipados con el radar Searchwater ha dejado a nuestra fuerza naval sin capacidad de alerta aérea temprana. Existen estudios para equipar al MV-22 con un radar de exploración aérea capaz de convertir al Osprey en una suerte de E-2C Hawkeye a escala reducida.

Impresión artística de un MV-22 Osprey con un radar para alerta aérea temprana en la parte superior.

Impresión artística de un MV-22 Osprey con un radar para alerta aérea temprana en la parte superior.

Otras aplicaciones del Osprey ya están en desarrollo, y algunas incluso en fase de pruebas: se trata de la versión de abastecimiento en vuelo (capacidad que nuestra Armada nunca ha tenido); la versión COD o Carrier Onboard Delivery (para el transporte de material y personal crítico a y desde el portaaviones… incluso existe una versión capaz de transportar una turbina de F-35); o la versión ISR, equipada con sensores que permiten explotar a favor de la fuerza toda la información disponible en el espectro electromagnético. Con una ventaja: una misma aeronave sería capaz de realizar todas estas funciones ya que los módulos son “desmontables”. Es decir, un MV-22 podría hacer hoy de COD y dentro de dos días hacer de aeronave de reabastecimiento en vuelo.

Diagramas presentados por la Liga Naval de los Estados Unidos con las distintas versiones del Osprey.

Diagramas presentados por la Liga Naval de los Estados Unidos con las distintas versiones del Osprey.

El módulo de reabastecimiento en vuelo es una realidad y sería una opción muy interesante para nuestra Arma Aérea.

El módulo de reabastecimiento en vuelo es una realidad y sería una opción muy interesante para nuestra Arma Aérea.

A estas aplicaciones habría que añadir su misión principal: el aerotransporte de fuerzas de Infantería de Marina, incrementando la capacidad actual de las aeronaves de la 3ª y 5ª Escuadrillas y ofreciendo una excelente plataforma para la inserción de unidades de operaciones especiales (el MV-22 es ampliamente utilizado por el USSOCOM, como han demostrado las operaciones en Yemen). El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos está incluso estudiando la posibilidad de dotar a la aeronave con misiles Hellfire y otro armamento de ataque a tierra.

Marines del SPMAGTF de Morón realizando Fast Rope desde uno de los MV-22 estacionados en esta base de la provincia de Sevilla.

Marines del SPMAGTF de Morón realizando Fast Rope desde uno de los MV-22 estacionados en esta base de la provincia de Sevilla.

Pero como viene siendo habitual en todas las innovaciones del sector de la defensa, el MV-22 tiene un precio sólo al alcance de unos pocos. El coste de adquisición es de 58 millones de euros, que podría parecer razonable. Pero el coste total de propiedad por hora de funcionamiento es de 67.000€, lo que lo convierte en una aeronave de “gama alta”. En cualquier caso, la Armada Española podría considerarlo como plataforma multiplicadora de sus capacidades, ampliando las opciones a ofrecer en caso de crisis.

maxresdefault (2)

Patrulla Sirius: los centinelas del Ártico.

En una época en la que el Océano Ártico, enormemente rico en recursos naturales y con nuevas y suculentas rutas marítimas surgidas con el deshielo, parece destinado a convertirse en un nuevo escenario de conflicto, un pequeño país de apenas de seis millones de habitantes ha mantenido una unidad de élite en la zona durante los últimos 75 años.

Dinamarca y sus territorios "no continentales".

Dinamarca y sus territorios “no continentales”.

Este pequeño país es Dinamarca, legítimo propietario desde 1933 de Groenlandia, una masa de tierra 50 veces más grande que la península de Jutlandia y 100 veces menos poblada. Desde entonces, una reducida pero muy bien preparada fuerza militar defiende la soberanía de este inhóspito lugar.

Escudo de la Patrulla Sirius.

Escudo de la Patrulla Sirius.

Su bautismo de fuego se produjo durante la IIGM, donde, en colaboración con los buques pesqueros de la zona, los miembros de la hoy conocida como “Patrulla Sirius” barrían la costa de Groenlandia para localizar e inutilizar (bien por acción directa, bien guiando ataques aéreos) las estaciones secretas establecidas por los nazis en la zona este del territorio con objeto de recabar información muy valiosa sobre la evolución meteorológica en el Atlántico Norte y el Teatro Europeo.

Recuerdo de los viejos tiempos.

Recuerdo de los viejos tiempos.

Los miembros de la Patrulla Sirius, hoy en día bajo el mando del Mando Ártico Conjunto danés, pertenecen a la marina de este país. La Patrulla se divide para su misión en seis equipos de dos hombres transportados mediante trineos tirados por jaurías de 14-16 perros. En periodos de entre tres y cuatro años, a un ritmo de dos patrullas anuales de entre dos y cinco meses, estos seis equipos visitan todas las zonas de interés del litoral groenlandés.

Los perros forman una parte vital del equipo.

Los perros forman una parte vital del equipo.

Demostrando la soberanía danesa de esta zona del Círculo Polar Ártico.

Demostrando la soberanía danesa de esta zona del Círculo Polar Ártico.

La experiencia está abierta a todo danés que haya completado el servicio militar y supere la exigente fase de selección.

La experiencia está abierta a todo danés que haya completado el servicio militar y supere la exigente fase de selección.

El proceso de selección es uno de los más exigentes del mundo, y comprende seis meses de cursos en disciplinas que abarcan desde la supervivencia en ambientes de frío extremo hasta prácticas de serrado o de lucha contra incendios. Los candidatos admitidos aceptan, entonces, servir un periodo de 26 meses continuados en uno de los ambientes más inhóspitos de la tierra.

Candidatos a formar parte de la patrulla Sirius.

Candidatos a formar parte de la patrulla Sirius.

Aprendiendo a cazar con fusiles de la Primera Guerra Mundial.

Aprendiendo a cazar con fusiles de la Primera Guerra Mundial.

Las particularidades del servicio en Groenlandia obligan a usar armamento específico y fiable -aunque arcaico-, como pueden ser los fusiles M1917 Enfield o pistolas con munición de 10 mm capaz de detener el avance de un oso polar (algo que al parecer no ocurre cuando se les dispara con 9mm).

Las imágenes que pueden encontrarse en la red nos dejan paisajes espectaculares.

Las imágenes que pueden encontrarse en la red nos dejan paisajes espectaculares.

Romántico anochecer para compartir con los perros y el binomio...

Romántico anochecer para compartir con los perros y el binomio…

Los siete programas prioritarios de armamento de la Ministra de Defensa.

El pasado seis de enero, coincidiendo con la Pascua Militar, la Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, identificó los siete programas prioritarios de adquisición de armamento para las Fuerzas Armadas a los que dedicará un programa de inversión de 15 años, mencionando además un incremento del presupuesto dirigido a sacar adelante el programa S-80, que maneja 2022 como fecha de entrega de la primera unidad, si bien parece que inicialmente no contará con el sistema de propulsión independiente de la atmósfera.

Estos son los siete programas prioritarios.

1. LAS FRAGATAS F-110.

Nuestros escoltas de la clase Santa María necesitan un relevo. Estos veteranos buques, antaño pequeños caballos de batalla de la US Navy, con una nada despreciable capacidad antiaérea para su época (fueron diseñadas en la década de los 70), están cerca de quedarse obsoletos.

Las fragatas de la clase Santa María necesitan un relevo urgente.

Las fragatas de la clase Santa María necesitan un relevo urgente.

La buena noticia es que nuestra industria naval, si bien no ha cosechado grandes éxitos en la construcción de submarinos, puede presumir en su currículum de haber construido uno de los escoltas de mayor capacidad militar y reconocido prestigio del mundo occidental: la clase Álvaro de Bazán.

Una imagen para el recuerdo: la fragata Álvaro de Bazán escoltando al portaaviones Theodore Roosevelt.

Una imagen para el recuerdo: la fragata Álvaro de Bazán escoltando al portaaviones Theodore Roosevelt.

La F-110 contará con reforzadas capacidades antisubmarinas (incluyendo un sonar de profundidad variable) para una Armada que ha perdido capacidades en este campo progresivamente, especialmente durante la primera década del S.XXI. Se sabe, además, que entre sus capacidades antiaéreas contará con el fiable SM-2, si bien la defensa de corto alcance parece relegarse al Sea Ceptor europeo dejando de lado años de buenas experiencias con el ESSM.

El mástil integrado ¿revolución tecnológica o riesgo innecesario?

El mástil integrado ¿revolución tecnológica o riesgo innecesario?

Como aspecto negativo, desde Fuerza Naval consideramos que el pretendido mástil integrado es un reto (y un riesgo) industrial que puede comprometer la entrega de las primeras unidades, cuando parece evidente que las F-80 necesitan un pronto relevo.

2. EL PROGRAMA 8X8.

A nadie debe extrañar que un relevo de los BMR sea una de las necesidades prioritarias de las Fuerzas Armadas. Aparentemente, Defensa ya se ha posicionado a favor de una Unión Temporal de Empresas formada por General Dynamics – Santa Bárbara, Indra Sistemas y Sapa, que utilizarán el exitoso Piranha 5 como plataforma sobre la que trabajar para adecuarla a las necesidades del Ejército de Tierra. Sin poder entrar en demasiado detalle (al fin y al cabo, esta es una página naval), la experiencia de la Infantería de Marina con este modelo ha sido muy satisfactoria.

Un Piraña V del ejército danés. El fabricante suizo Mowag ofrece un impecable producto.

Un Piraña V del ejército danés. El fabricante suizo Mowag ofrece un impecable producto.

3. HELICÓPTEROS NAVALIZADOS NH-90.

Aunque la experiencia de la Armada Española con el Sikorky SH-60 no ha podido ser más productiva, parece que la muy necesaria renovación del parque de aeronaves de ala rotatoria de la marina pasa por este modelo que se fabricará en la planta de Eurocopter en Albacete, asegurando así que parte de la inversión se queda en territorio patrio. Se espera que para 2023 Airbus Helicopters haya solventado las pegas observadas en la navalización del modelo, que dado que es inevitablemente el futuro helicóptero de los tres ejércitos, esperamos sea un éxito.

Francia y otras marinas europeas ya operan el NH-90 naval... con algunos problemas.

Francia y otras marinas europeas ya operan el NH-90 naval… con algunos problemas.

4. AVIONES DE REABASTECIMIENTO EN VUELO.

Una necesidad urgente no sólo en España, sino a lo largo y ancho de Europa, como reveló la campaña aérea sobre Libia en 2011, donde Estados Unidos -queriendo mantenerse al margen- se vio obligado a proporcionar gran parte del apoyo logístico. Tras la baja de los veteranos 707, se hace necesario potenciar una capacidad que ahora mismo recae en los muy limitados Hércules.

A pesar de la entrada en servicio del A-400M, parece que el Ejército del Aire se decanta por el A-330 MRTT, una conversión de la aeronave comercial de Airbus que se transforma en su factoría de Getafe, y que ya está en servicio en varias fuerzas aéreas, como la Royal Air Force. Se especula con la adquisición de tres unidades.

La fuerza aérea australiana opera el A-330 MRTT. Convertidos en Getafe, podemos ver a los F-18 del Ejército del Aire realizando las pruebas de validación.

La fuerza aérea australiana opera el A-330 MRTT. Convertidos en Getafe, podemos ver a los F-18 del Ejército del Aire realizando las pruebas de validación.

5. HELICÓPTEROS CHINOOK MODERNIZADOS.

Las operaciones en Afganistán y otros escenarios recientes han puesto de relieve el importantísimo papel de las fuerzas de infantería aerotransportada. El veterano modelo CH-47 Chinook sigue demostrando su eficacia como mula de carga aérea, y en el mercado se ofrecen ahora mismo opciones modernizadas como el CH-47F… En nuestro caso parece que nos limitaremos a adaptar las 17 aeronaves en servicio con las FAMET.

Holanda ha apostado por el CH-47F para su capacidad aeromóvil.

Holanda ha apostado por el CH-47F para su capacidad aeromóvil.

6. UN SUSTITUTO PARA LOS AVIONES DE ENSEÑANZA C-101.

A pesar del excelente rendimiento obtenido de los “culo-pollo”, se hace necesario un relevo. En este artículo ya hablábamos de nuestra preferencia por el italiano Alenia Aermacchi M-346, operado por fuerzas aéreas eficientes como la israelí o la de Singapur, pero a día de hoy no hay un modelo ganador.

El M-346 de Alenia Aermacchi. ¿Un candidato demasiado capaz para sustituir al C-101?

El M-346 de Alenia Aermacchi. ¿Un candidato demasiado capaz para sustituir al C-101?

7. UN SISTEMA DE MANDO Y CONTROL PARA EL EJÉRCITO DE TIERRA.

Pocos detalles se conocen sobre ese sistema: pero estamos seguros de que se hace necesario. Aunque lo ideal sería retomar el llamado SIM (Sistema de Información Militar) y potenciar esta red de redes que facilitaría operar de forma conjunta.

SMYC

8… AQUÍ ACABA… PERO FN TIENE SU LISTA PARA LOS REYES MAGOS.

Desde Fuerza Naval creemos que esta lista de prioridades presenta grandes carencias.

¿Artillería de cohetes para el Ejército de Tierra?

Con la baja de los Teruel, el Ejército de Tierra perdió la capacidad de artillería de cohetes.

Con la baja de los Teruel, el Ejército de Tierra perdió la capacidad de artillería de cohetes.

¿Un relevo decente para el P-3 Orión?

El P-8 Poseidón quizás se nos vaya de las manos, pero sería un excelente paso adelante para recuperar las capacidades antisubmarinas.

El P-8 Poseidón quizás se nos vaya de las manos, pero sería un excelente paso adelante para recuperar las capacidades antisubmarinas.

¿Aeronaves de inteligencia / alerta aérea temprana?

Corea del Sur, Australia, Turquía... operan el E-7 Wedgetail. ¿Deberíamos cubrir nuestra histórica carencia de aviones de alerta aérea temprana?

Corea del Sur, Australia, Turquía… operan el E-7 Wedgetail. ¿Deberíamos cubrir nuestra histórica carencia de aviones de alerta aérea temprana?

¿Un sustituto para el Harrier?

El F-35B ya ha sido mencionado por el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada como única opción para sustituir los Harrier, pese a su elevado coste.

El F-35B ya ha sido mencionado por el Almirante Jefe de Estado Mayor de la Armada como única opción para sustituir los Harrier, pese a su elevado coste.

¿UAVs armados?

Se han adquirido UAV de largo alcance, que serán desplegados en Lanzarote. Quizás armarlos con Hellfire sería de interés para nuestras operaciones en el Sahel.

Se han adquirido UAV de largo alcance, que serán desplegados en Lanzarote. Quizás armarlos con Hellfire sería de interés para nuestras operaciones en el Sahel.

¿Más dinero para desplegar fuerzas?

Al final, han sido las operaciones internacionales las que más han aportado a la defensa nacional, las que han proporcionado más adiestramiento, han justificado el gasto en Defensa y han demostrado el valor de los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas.

Al final, han sido las operaciones internacionales las que más han aportado a la defensa nacional, las que han proporcionado más adiestramiento, han justificado el gasto en Defensa y han demostrado el valor de los hombres y mujeres de nuestras Fuerzas Armadas.

AMARG: El cementerio de aviones más grande del mundo.

Si alguna vez os escapáis a Arizona para visitar el Gran Cañón del Colorado, quizás tengáis la suerte de nuestro colaborador y vuestra familia acepte ir un poco más al Sur, hasta Tucson, ciudad que alberga la Davis Mothan Air Force Base, que no sería más que otra base de A-10 Warthogs sino fuera porque también aloja en su inmenso recinto el AMARG, o Aerospace Maintenance and Regeneration Group.

El AMARC visto desde el aire. Esta es la única foto no tomada por el autor.

El AMARC visto desde el aire. Esta es la única foto no tomada por el autor.

Con alrededor de 4000 aviones (se puede consultar el inventario mes a mes aquí) en distintos estados de almacenamiento -que permite, según el nivel de alistamiento, poner las aeronaves en vuelo en pocos o días o simplemente utilizar partes de las aeronaves como repuestos- el AMARG es el mayor cementerio de aviones del mundo.

Unos cuantos P-3 Orión. No nos vendrían mal.

Unos cuantos P-3 Orión. No nos vendrían mal.

Conocido como “The Boneyard” (El Osario), su origen se remonta a 1946, cuando se hizo necesario almacenar grandes cantidades de excedentes de unidades aéreas del Ejército de los Estados Unidos. A lo largo de los años, el AMARG pasó a convertirse en el principal cementerio del Departamento de Defensa, y actualmente aloja cualquier unida aérea dada de baja perteneciente a organismos del gobierno federal.

¡Póngame una docena de aviones cisterna KC-135!

¡Póngame una docena de aviones cisterna KC-135!

Tuvo un papel relevante tras la firma de los tratados START, pues fue en sus instalaciones donde se desmanteló, a plena vista de los satélites de observación soviéticos, cientos de ICBM y de bombarderos estratégicos B-52.

¡Y otra docena de C-130 Hércules!

¡Y otra docena de C-130 Hércules!

Las excepcionales condiciones de temperatura y, especialmente, de humedad en el área de Arizona son ideales para la conservación de las aeronaves, a las que se somete a un completo proceso de vaciado de fluidos hidráulicos y de “envoltorio” con un material llamado Spraylat para evitar una rápida degradación. Se trata de un proceso complejo, que también elimina elementos peligrosos (como las cargas de eyección de los asientos) o clasificados (como los equipos de guerra electrónica). Este proceso permite, según el grado de aplicación, separar a las aeronaves en cuatro grupos principales:

– Las que están listas para volar en un breve plazo de tiempo.
– Las que podrían volver a volar tras un periodo de acondicionamiento.
– Las aeronaves canibalizadas para utilizar sus componentes como repuestos.
– Los excedentes de Defensa, que se almacenan para su uso futuro o su venta a naciones aliadas.

Mejor póngame dos docenas.

Mejor póngame dos docenas.

El cementerio puede visitarse a través de los tours que ofrecen en el PIMA Air&Space Museum, muy cercano a la base. Este museo merece también una visita, ya que dispone de una excelente colección de aviones, que va desde los míticos F-14 de la US Navy, hasta la aeronave supersónica de espionaje SR-71 o el Air Force One utilizado por el presidente John F. Kennedy.

Entrada al PIMA.

Entrada al PIMA.

Una rara avis, el Blackbird SR-71.

Una rara avis, el Blackbird SR-71.

El F-14 de Maverick.

El F-14 de Maverick.

Otra joya de la aviación naval, un A-6 Intruder.

Otra joya de la aviación naval, un A-6 Intruder.

Un poco de "nose art" en un S-3 Viking de lucha antisubmarina desde portaaviones.

Un poco de “nose art” en un S-3 Viking de lucha antisubmarina desde portaaviones.

El Air Force One de JFK.

El Air Force One de JFK.

Un MH-53, veterano de operaciones de COMBAT SAR en la primera guerra del Golfo (Operación Tormenta del Desierto).

Un MH-53, veterano de operaciones de COMBAT SAR en la primera guerra del Golfo (Operación Tormenta del Desierto).

Si tenemos la mala fortuna de pasar por Tucson un sábado o domingo, y no hay tour, siempre queda la opción de acercarse al vallado y deleitar la vista con todo ese potencial militar aparcado en el desierto de Arizona.

Pero ojo con traspasar la valla...

Pero ojo con traspasar la valla…

Como “bonus track”, pocos kilómetros al Sur, en dirección a México, podemos encontrar el Museo de Misiles Titán: un antiguo silo de misiles intercontinentales Titán donde veteranos de la Fuerza Aérea dirigen visitas guiadas a los pozos de los misiles y a los centros de mando y control asociados.

Exterior del silo de misiles.

Exterior del silo de misiles.

Un misil Titán (sin cabeza nuclear, lógicamente) en el silo.

Un misil Titán (sin cabeza nuclear, lógicamente) en el silo.

Misil Titán visto desde el interior del silo, al que se accede por unos pasillos utilizados por el personal de mantenimiento.

Misil Titán visto desde el interior del silo, al que se accede por unos pasillos utilizados por el personal de mantenimiento.

Suenan tambores de guerra en el Kurdistán

 

La llegada de Donald J. Trump a la presidencia de EEUU ha sido una auténtica revolución en el contexto internacional. No cabe duda de que el Presidente norteamericano es un hombre eminentemente de negocios, y por ende tremendamente práctico. No es un hombre de política, de protocolos, de relaciones internacionales. El Presidente de EEUU es un empresario de pies a cabeza y por ende ésta, su cabeza, la tiene estructurada en el riguroso esquema que establecen las relaciones empresariales.

El Presidente Trump tiene la empresa más poderosa del mundo a sus órdenes, y lo sabe. Y como está demostrando, no va a vacilar en utilizarla con el mayor pragmatismo que conciba para llevarla a beneficios. Unos beneficios que pasan por erradicar la enorme deuda externa que arrastra fruto de su negativa balanza comercial y excesivo gasto interno durante los últimos años.

Y dado su perfil empresarial y su forma de hacer negocios, lo que esperamos es que utilice los medios y los métodos más incisivos, sus Fuerzas Armadas, en el menor tiempo posible. Quiere resultados, y los quiera ya.

Si analizamos su primer viaje de estado al extranjero y los acontecimientos que se están desarrollando, podremos hacernos una idea de lo viene por la proa.

En su primera salida al exterior, Donald J. Trump visitó dos países clave en su política nacional e internacional. A Arabia Saudí le dejó claro que era su principal aliado árabe en la zona, y a Israel que le prestaba su incondicional apoya con todas las consecuencias. Posteriormente se dirigió a Europa, donde repitió de nuevo que se habían acabado las buenas intenciones. Si los europeos quieren seguridad, tendrán que pagarla en su justa medida. Y por último, se dirigió a Taormina, Sicilia, donde no dudó en presentar sus credenciales para convertir a EEUU en la potencia indiscutible que ha sido desde la desintegración de la URSS.

Así pues, y analizando detenidamente los acaecimientos pasados y presentes en Oriente Medio, es probable que el conflicto por la independencia del Kurdistán dé una vuelta de tuerca.

Situándonos en el contexto histórico, el Kurdistán es una zona geográfica que se sitúa al sur de Turquía y al norte de Irak, Siria y Noroeste de Irán. Sus habitantes son principalmente de etnia kurda y de religión mayoritariamente musulmana, y la posición estratégica y los recursos minerales que alberga son de gran interés para todos los actores involucrados.

Los principales actores implicados son Turquía, Siria, Irak, Irán y el PKK (Partido Kurdo del Kurdistán), todos ellos enfrentados entre sí por los diferentes intereses en esta zona.

El PKK aspira a lograr la reunificación de todos los Kurdos en un territorio independiente llamado Kurdistán. Para ello, debe conseguir la independencia de Turquía, Siria, Irak e Irán, y ninguno de los cuales está dispuesto a concedérsela.

No obstante, cuenta con apoyo de EEUU, quienes ayudaron al pueblo kurdo a librarse del yugo de Saddam Hussein en los 90, y quienes están dispuestos a apoyar la formación de su anhelado estado. ¿Y qué gana EEUU en este proyecto? Principalmente, continuar explotando sus recursos minerales (recordemos que varias empresas petrolíferas de EEUU explotan de facto los pozos petrolíferos de la región del Kurdistán Iraquí sin la mediación del gobierno de Bagdad) y el control de un gobierno títere en una zona geostratégica de vital importancia para el paso de oleoductos y gaseoductos a Europa a través de Turquía.

No es de extrañar, por tanto, que tanto Turquía como Irak y Siria, estos últimos con el apoyo de Irán y Rusia, estén centrando sus esfuerzos militares contra los combatientes kurdos en la zona.

Así pues, tampoco es extraño que recientemente un avión de combate F-18 de EEUU haya derribado a un Su-22 de las fuerzas aéreas sirias en su propio territorio, alegando que estaban atacando a los combatientes kurdos apoyados por EEUU en la lucha contra el ISIS.

Y tampoco nos debe extrañar la reorientación estratégica de Turquía en la escena internacional. Los intereses energéticos y geopolíticos de Donald J. Trump en la zona difieren de los del resto de actores, incluido Turquía. Tras el incidente ocurrido el año pasado entre Turquía y Rusia por el derribo de un avión de combate ruso en espacio aéreo turco y el consiguiente deterioro de las relaciones biliterales entre ambos países, la deriva islamista del Presidente Turco, Recep Tayyip Erdogan, y el supuesto intento de golpe de estado del que el propio Presidente culpa a occidente, quien da cobijo a su principal opositor, Fetula Gulen, Turquía se ha ido acercando a Rusia y alejando de la OTAN. Y esto, en términos energéticos y militares, tiene su importancia.

La deriva turca hacia el este podría alinear su política internacional con los intereses de Moscú y sus socios en la zona, y debilitar las de EEUU y los GCC. Por tanto, es probable que también repercuta en un incremento de las operaciones militares contra los grupos rebeldes kurdos apoyados por EEUU.

Si Donald J. Trump se decide a aplicar su pragmatismo empresarial, no sería descabellado pensar que EEUU se dispusiese a apoyar una declaración de independencia en el Kurdistán. Una opción que perjudicaría gravemente las aspiraciones de Irán, Qatar, Turquía y Rusia en los países afectados, y que beneficiaría la opción del GCC y de EEUU, quiénes podrían abastecer a Europa de energía no solo a través del oleoducto y gaseoducto saudí, sino también por el atlántico gracias a la incipiente industria del fracking que tanto se ha esmerado en potenciar.

Proyecto Islero: cuando España pudo convertirse en una potencia nuclear.

El 29 de octubre de 1947, un miura llamado “Islero” arrancaba la vida del famoso torero “Manolete”. 15 años después, en 1962, el nombre de este toro sería utilizado para bautizar uno de los proyectos militares más secretos de nuestra historia reciente: la fabricación de un arsenal nuclear.

010_Islero

En 1951 se creaba la Junta de Energía Nuclear (JEN). Con una dirección militar, recibiría un fuerte impulso en 1955 bajo el amparo del programa “Átomos para la Paz”, en el que se aprobaba, por parte de Washington, la transferencia de tecnología norteamericana para la construcción de centrales de energía nuclear y la formación de personal clave en sus centros de investigación y universidades: uno de los elegidos para esta excepcional oportunidad de la posguerra sería el entonces Comandante del Ejército del Aire Guillermo Velarde, catedrático de física nuclear, que a su regreso a España sería nombrado Jefe de la División de Teoría y Cálculo de Reactores de la JEN.

Guillermo Velarde, en una reciente entrevista en RNE.

Guillermo Velarde, en una reciente entrevista en RNE.

Veamos ahora el contexto histórico. En 1956 Marruecos conseguía la independencia. Un año más tarde comenzaba la guerra de Ifni, en la que nuestras fuerzas armadas, dotadas mayormente de material de origen norteamericano (cedido tras los acuerdos de 1953), vieron cortadas sus alas al negarnos Washington su utilización contra su principal aliado en el Magreb.

Paracaidistas españoles en Ifni, en su primera acción de guerra.

Paracaidistas españoles en Ifni, en su primera acción de guerra.

Esta situación causó gran alarma en el gobierno de Franco. Su vicepresidente, el Capitán General Agustín Muñoz Grandes, veterano de la División Azul, encargo entonces al Almirante Otero Navascués un estudio sobre la posibilidad de desarrollar un arsenal nuclear sin levantar sospechas en la comunidad internacional.

Aunque el principal objetivo de este arsenal era disuadir a Marruecos de cualquier agresión contra los territorios españoles en el Norte de África, hacerse con armas nucleares permitiría situar a España en el selecto club de naciones con capacidad nuclear, reforzando su papel como potencia regional en el área del Mediterráneo.

El Comandante Velarde recibiría entonces el encargo de desarrollar para España cabezas nucleares basadas en Plutonio. En este proceso, apenas cuatro años después, el proyecto tuvo un golpe de suerte, que no fue tan bien considerado en la localidad almeriense de Palomares… El 17 de enero de 1966 un B-52 cargado con cuatro bombas termonucleares B28RI se estrellaba en vuelo con un avión cisterna. Su preciada carga caería sobre el sureste de España, afortunadamente sin explosionar. Un nutrido equipo de la JEN acudiría entonces al lugar del accidente antes de la retirada del material por parte de personal americano. Allí se consiguió información sobre estructura de las bombas, detonadores, núcleos… que serviría para dar un empujón al proyecto “Islero”, que hasta entonces había obtenido pocos progresos.

En la década de 1970 el proyecto iba viento en popa a toda vela. Incluso se llegó a especular con la posibilidad de realizar pruebas en el Sáhara Occidental.

En la década de 1970 el proyecto iba viento en popa a toda vela. Incluso se llegó a especular con la posibilidad de realizar pruebas en el Sáhara Occidental.

En 1968, mientras España entraba en la sospechosa lista de países con ambiciones nucleares por no firmar el TNP (Tratado de No Proliferación), se instalaba en la JEN el Coral-1, un pequeño reactor con capacidad para producir Plutonio con fines militares. Tres años después, los seis kilogramos necesarios para fabricar la primera bomba estaban cerca de alcanzarse, y había más razones para el optimismo: por un lado, España disponía de unas importantísimas reservas de uranio, de las que extraer el plutonio; por otro lado, en 1972 estaba prevista la entrada en funcionamiento de la central nuclear de Vandellós, de tecnología francesa -enemiga de las inspecciones de la OIEA- y cuyo residuo facilitaba conseguir más plutonio militar. Incluso se especuló con la posibilidad de utilizar nuestra colonia del Sahara Occidental como campo de pruebas. Sin embargo, nuestras ambiciones nucleares empezaban a distar mucho de pasar desapercibidas.

Un informe de la CIA del verano de 1973 enunciaba:

España es el único país europeo que merece atención como posible proliferador de armas nucleares en los próximos años. El país tiene reservas propias de uranio, un extenso programa nuclear con tres reactores operativos, siete en construcción y hasta 17 más proyectados, así como una planta piloto de separación química […] España ha rehusado firmar el TNP, aduciendo que las garantías de protección para los países no nucleares son insuficientes.

Central Nuclear de Vandellós, en Tarragona. De los residuos de esta central de tecnología francesa se planeaba extraer el Plutonio para las bombas.

Central Nuclear de Vandellós, en Tarragona. De los residuos de esta central de tecnología francesa se planeaba extraer el Plutonio para las bombas.

Es necesario mencionar que durante todo este tiempo el General Franco fue muy reacio a los éxitos de este proyecto, temiendo que Estados Unidos, al enterarse, aplicara sanciones económicas a la ya de por sí comprometida situación de nuestras finanzas. Carrero Blanco, sin embargo, era un firme partidario de este programa, en el que depositó sus esperanzas de que la relación entre Estados Unidos y España pasara del vasallaje a una relación entre iguales en la que Washington se comprometiera firmemente en la defensa de los intereses de Madrid.

Carrero Blanco era un político incómodo para Estados Unidos, y son varios los autores que han especulado con la posibilidad de que su muerte a manos de ETA, un día después de su entrevista con Kissinger, fuese facilitada por la CIA por orden de Washington ante la posibilidad de que el probable relevo de Franco tras la muerte del dictador fuese este marino ferozmente anticomunista y patriota.

Carrero Blanco en su reunión con Kissinger, un día antes de su muerte en manos de ETA.

Carrero Blanco en su reunión con Kissinger, un día antes de su muerte en manos de ETA.

Pero la muerte de Franco y su relevo por Carlos Arias Navarro no supusieron el final del proyecto Islero. Apenas un mes después de aquel 20 de noviembre de 1975 se aprobaba la construcción del CINSO (Centro de Investigación Nuclear de Soria), capaz de producir material para una producción de hasta 23 cabezas nucleares al año. El gobierno de Adolfo Suárez mantuvo el esfuerzo investigador para dotar a España de estas armas.

Sin embargo, el gobierno de Jimmy Carter, al conocer los avances del programa, redobló sus presiones para acabar con el Proyecto Islero, incitando a Madrid a la firma del TNP. La amenaza de sanciones económicas por parte de Estados Unidos si no se aceptaban inspecciones de la OIEA y la crisis política originada por el fallido golpe de estado del 23 de febrero de 1981 consiguieron, finalmente, frenar las ambiciones nucleares de España.

El proyecto Islero se mantuvo frágilmente con vida gracias al apoyo del gobierno de UCD de Leopoldo Calvo-Sotelo, que a pesar de su reconocido atlantismo apoyaba la idea francesa de una tercera nación nuclear europea que no dependiera, para su seguridad, de la tutela americana. En 1987, la firma del TNP por parte del gobierno del PSOE, le daría el golpe de gracia.

España renunció entonces a convertirse en una potencia nuclear, en aras de “facilitar” su acogida en la comunidad internacional, especialmente en el seno de la Unión Europea. Se renunciaba así a un proyecto que habría permitido a nuestro país gozar de una mayor independencia en política de defensa, que habría permitido a nuestro país convertirse en un importante actor regional.

A día de hoy, Ceuta, Melilla y los peñones e islas de soberanía española en el Norte de África siguen sin estar bajo el paraguas de la OTAN.

En Fuerza Naval nos hemos preguntado como sería hoy en día una España con armas nucleares. ¿Estaríamos en el Consejo de Seguridad de la ONU? Probablemente no, Israel, Pakistán, India… no han sido aceptados en este selecto club aunque posean armas nucleares. ¿Seríamos una potencia regional? Sin lugar a dudas, las armas atómicas sitúan en una posición de fuerza a su poseedor.  En el caso de Irán, por ejemplo, su programa nuclear es una forma de hacerse valer frente a potencias regionales como Pakistán (potencia nuclear) y Arabia Saudí (potencia económica) ¿Sufriríamos presiones internacionales para deshacernos de nuestro arsenal? Probablemente en un principio. Pero en la UE conviven dos potencias nucleares, Francia y Reino Unido, sin demasiados problemas. ¿Habríamos podido mantenerlo económicamente? Mantener un arsenal nuclear es un gasto extraordinario, inasumible con nuestro actual presupuesto de defensa. La única razón que creemos que haría que el gobierno aceptase este gasto sería mantener una importante posición como potencia regional ¿Y políticamente? En la actualidad política de nuestro país, es difícil ver a España como potencia nuclear. Sin embargo, quizás de haber tenido estas armas a finales de la década de los setenta nuestra historia política habría sido otra. ¿Habría intentado Marruecos “tomarnos el pulso”, como hizo en Perejil? Desde luego, lo habría pensado dos veces. En cualquier lugar, no es un conflicto de la magnitud suficiente para que España -y mucho menos la comunidad internacional- viera legitimado usar armas nucleares ¿Tendríamos ICBMs, SLBMs? Es poco probable que tuviésemos armas balísticas. Nuestro arsenal nuclear sería más parecido al de Israel: armas tácticas, lanzables desde aeronaves (en bombas o misiles) o desde submarinos mediante misiles de crucero.

AGM-142, más conocido como Popeye: el vector lanzamiento nuclear israelí.

AGM-142, más conocido como Popeye: el vector lanzamiento nuclear israelí.

Para más información, os recomendamos acudir directamente a la fuente. Animaros a comprar el libro escrito por el responsable del proyecto, Guillermo Velarde, y conoced a fondo los entresijos de esta interesante parte de nuestra Historia.

Proyecto Islero, el libro.

Proyecto Islero, el libro.