Visita exprés a las Playas del Desembarco de Normandía.

El 6 de junio de 1944, una fuerza de 160.000 hombres principalmente americanos, británicos y canadienses, asaltaban por mar y aire las costas de Normandía. Comenzaba así la operación Overlord, que a finales de agosto del mismo año había conseguido poner en tierra a dos millones de soldados, abriendo un tercer y definitivo frente que acabaría por hacer capitular a Alemania.

Casi 75 años después son pocos los supervivientes que tomaron parte en una operación decisiva que se ha labrado un hueco en la historia de la humanidad. Las playas de Normandía se han convertido en un afamado destino turístico para todos aquellos que, además de admirar la belleza de las costas del Canal de la Mancha, quieren rendir un homenaje a todos aquellos valientes que acudieron a liberar del nazismo a Francia y a Europa.

Uno de nuestros colaboradores tuvo una breve oportunidad para rendir este homenaje el pasado verano. Con un apretado calendario marcado por las necesidades familiares, os dejamos aquí nuestro itinerario recomendado para visitar lugares emblemáticos del “Día D” en una única pero intensa jornada.

Primera parada: Arromanches.

Arromanches-les-Bains es un pequeño pueblo de apenas 500 habitantes en la costa normanda. Sin embargo, su importancia en la operación Overlord ha convertido a este emplazamiento en un lugar de peregrinación que recibe anualmente cientos de miles de visitantes. Sus playas acogieron uno de los dos famosos muelles artificiales “Mulberry”, cuyos restos pueden observarse todavía hoy en día.

Comparativa de Arromanches en julio de 2017 y en junio de 1944. Pueden observarse los muelles “Mullberry” dispuestos frente al pequeño pueblo de la costa normanda.

Durante la bajamar es posible pasear por la playa de Arromanches entre los restos de los muelles Mullberry.

Apenas ocho días después del desembarco, el 14 de junio de 1944, el muelle artificial de Arromanches fue declarado operativo. Estas estructuras fueron vitales para sostener la logística de la Operación Overlord. En sus 100 primeros días de funcionamiento, este pequeño pueblo de la costa normanda vio desembarcar más de un millón de hombres, cerca de trescientos mil vehículos y alrededor de dos millones de toneladas de municiones y material.

Las banderas de las naciones que participaron en el desembarco ondean frente al museo de Arromanches.

Segunda parada: Longues sur Mer.

Aquellos que hayáis visto películas como “Salvar al Soldado Ryan” o “El Día Más Largo” sabréis que el desembarco encontró una fuerte oposición, especialmente en los sectores americanos, las playas de Utah y Omaha. Los alemanes habían fortificado gran parte de las costas francesas del Canal de la Mancha, estableciendo cada pocos centenares de metros trincheras, puestos de tirador, búnkeres, obstáculos anticarro… y por supuesto baterías de artillería de costa.

Uno de los cuatro emplazamientos de artillería de la batería de Longues Sur Mer, con la pieza todavía reconocible.

Una de estas baterías, conservada en muy buen estado, puede visitarse todavía en Longues Sur Mer, 7km al W de Arromanches. Con sus cuatro cañones de 152 mm, la batería dominaba desde su posición elevada las playas de Omaha y Gold. Longues sur Mer fue objeto de un severo bombardeo desde los acorazados que apoyaban el desembarco, recibiendo más de 1500 toneladas de munición sobre sus estructuras de protección. Con tres cañones inutilizados, la batería se rindió el día 7 de junio a la 231º Brigada del Real Ejército Británico.

Vista panorámica de la batería de Longues Sur Mer.

Tercera parada: el Cementerio Americano.

15 km más al oeste, sobre los acantilados que dominan la playa de Omaha, en la pequeña localidad de Coleville Sur Mer, se encuentra el Cementerio Americano de Normandía. El lugar elegido para este sobrecogedor homenaje a los caídos en la operación Overlord coincide con las primeras tumbas cavadas por el 1er Ejército de los Estados Unidos, que empezó a enterrar a sus primeros muertos el 8 de junio de 1944. Hoy en día, bajo sus hileras de inmaculadas cruces y estrellas de David blancas, descansan más de 9000 hombres, incluidos dos de los hermanos Niland, en quienes se basó la película “Salvar al Soldado Ryan”. El lugar es un centro de peregrinación para turistas americanos, muchos de ellos con familiares veteranos de la IIGM.

Más de 9000 cruces y estrellas de David marcan el lugar en el que yacen los restos de muchos de los soldados americanos que cayeron durante la operación Overlord.

El memorial que preside el cementerio ofrece infografías sobre el desarrollo de la operación Overlord.

La visita al cementerio americano es sobrecogedora e invita a la reflexión sobre el inmenso coste en vidas humanas de la liberación de Europa.

Cuarta parada: Omaha Beach.

Desde el cementerio es fácil descender hasta Omaha Beach. Desde el acceso a la playa de Saint Laurent Sur Mer, frente al monumento a “Los Valientes”, se pueden observar los 8 km de arena y roca que conformaban uno de los sectores principales (y también más hostiles) para la invasión aliada. Defendida por la 352ª División de Infantería alemana, esta playa vio morir en el primer día de la invasión a alrededor de cinco mil hombres de los 50.000 que la Task Force O (compuesta por un millar de buques) puso en tierra aquel 6 de junio de 1944.

Omaha Beach en la actualidad, desde el Cementerio americano. Al fondo pueden apreciarse los acantilados que sirvieron de excelente posición defensiva a los alemanes.

Monumento “Los Valientes”, en Omaha Beach.

Quinta y última parada: Sainte Mere Eglise

Nuestra última parada fue el pueblo de St Mere Eglise, un nombre que no pasará desapercibido para aquellos que hayan visto la película “El día más largo”. Este pueblo de apenas 2000 habitantes fue testigo, en la madrugada del día 6 de junio, de un asalto paracaidista por parte de las afamadas 82ª y 101ª divisiones aerotransportadas. Su localización estratégica había convertido a Sainte Mere Eglise en un objetivo de primer orden: la ruta N13 que atravesaba el pueblo era el camino que tomarían los refuerzos alemanes en cuanto tuvieran noticias de la invasión. En el campanario de su iglesia hay todavía un maniquí colgando de su paracaídas, en recuerdo del soldado John Steele, que tuvo que hacerse el muerto durante un par de horas mientras asistía, como espectador de excepción, a la batalla entre sus compañeros y los efectivos de la Wehrmacht. El pueblo alberga un impresionante museo de las divisiones aerotransportadas.

Un maniquí paracaidista, colgado del campanario de Sainte Mere Eglise, homenajea al soldado John Steele, que tuvo que hacerse el muerto durante horas para evitar que le dispararan.

Cabe decir que, a lo largo de toda la costa normanda, podemos encontrar museos relacionados con el día D cada pocos cientos de metros (destacando, sobre todos los demás, el de Caen)… sin lugar a dudas la zona merece una visita de al menos una semana… Pero es lo que tiene viajar con niños.

El recorrido por estos cinco puntos emblemáticos del desembarco de Normandía puede hacerse en 75 minutos en coche, atravesando los impresionantes pueblos de la costa norte francesa.

About the author: fuerzanaval

fuerzanaval

Has one comment to “Visita exprés a las Playas del Desembarco de Normandía.”

You can leave a reply or Trackback this post.

  1. Paco - 26 marzo, 2018 at 19:23 Reply

    Estar allí e imaginarse la carnicería que aconteció en esas playas debe ser terrorífico

Leave a Reply

Your email address will not be published.