LA BASE NAVAL DE MÜSKO: SUBMARINOS Y CORBETAS SUECAS ENTERRADOS BAJO LA ROCA.

Durante la guerra fría, Suecia, ajena a la alianza atlántica, temía que la Unión Soviética lanzara en algún momento una invasión relámpago sobre su territorio, a través del Báltico y Finlandia.

Los planes soviéticos para apoderarse de Escandinavia. El objetivo final era Noruega, miembro de la OTAN y con un litoral que permitiría establecer bases navales un poco más abiertas al Atlántico que las del mar de Barents o el Báltico.

Para protegerse de un eventual ataque soviético, muchas de sus instalaciones militares fueron construidas utilizando la particular geografía sueca, con pequeñas elevaciones de roca en las que se podían cavar con cierta facilidad túneles que albergaran búnkeres, hangares reforzados para aeronaves y también, barcos y submarinos. Los trabajos fueron coordinados por la agencia sueca de fortificaciones, Fortifikationsverke, que depende del Ministerio de Finanzas y que es, a día de hoy, la mayor propietaria de terreno en el país.

Una de las bases aéreas suecas con hangares subterráneos sirve de museo cerca de Gotemburgo.

Uno de los ejemplos más representativos en la base naval de Müsko. Situada al sur de Estocolmo, en el municipio de Haninge, la base naval de Müsko se construyó entre los años 1950 y 1969. Fue necesario extraer 1.5 millones de metros cúbicos de roca.

Vista aérea de la base naval de Müsko. El acceso a las fosas principales, en el lado oeste, está marcado en rojo.
Esquema de distribución de instalaciones subterráneas en la base de Müsko.
FUENTE: Samuel Svärd.

La base dispone de cinco fosas para buques –de hasta 250 mts de largo y 40 mts de alto- y una red de túneles de más de 20 km. La marina sueca construyó también un túnel de acceso a la isla de más de 3 km a 70 mts de profundidad. Las fosas albergan también instalaciones para reparaciones, a cargo del astillero sueco Kockums.

Túnel de acceso a la isla de Müsko, construido por la propia marina.
Imagen de una torpedera sueca en el interior de la base naval de Müsko.

La base, cerrada en 2004, fue reabierta de nuevo en 2019 con objeto de alojar el Cuartel General de la marina sueca y de ofrecer un refugio protegido a sus buques y submarinos frente a una Rusia cada vez más atrevida en política exterior, como demuestras sus aventuras militares en Crimea y Siria. La fuerza aérea sueca y el ejército de tierra también han reubicado sus cuarteles generales a bases más protegidas.

Imagen de una de las fosas de la base naval de Müsko. Algunas de ellas podían utilizarse como dique seco.

Un capítulo reseñable en la historia de Müsko son los conocidos como “incidentes submarinos de 1982”, donde un submarino no identificado fue detectado en los accesos a la base. Perseguido por la marina sueca durante dos semanas, se cree que la nave consiguió evadirse. Aunque inicialmente se atribuyó la incursión a la marina soviética, existen teorías que acusan a la OTAN, en un supuesto intento por conseguir que el país escandinavo solicitase el acceso a la alianza atlántica por temor a una invasión rusa.


HSwMS Gävle
(K22) saliendo de una de las fosas de la base naval de Müsko. Esta corbeta sigue en servicio en la marina sueca.

Como epílogo diremos que España hizo también sus intentos. El más representativo son los túneles para submarinos que se construyeron, en los años cuarenta, bajo el castillo de Galeras, situado en la esquina suroeste de la ensenada de Cartagena. Nunca se llegaron a utilizar, y hoy sirven como almacén de repuestos de la Armada.

Captura aérea de los túneles de submarinos de Cartagena. La idea era que comunicaran al mar. Posteriormente, al renunciar a la idea de que se utilizaran para refugiar a nuestros submarinos, se utilizaron como almacén de repuestos y se mantuvo la carretera que llega, a nivel de mar, hasta el Faro de Navidad.

.

Animaros a dejar vuestros comentarios en la sección habilitada para ello. Recordad que podéis seguirnos en Facebook e Instagram. Si quieres contactar con el autor de este artículo, no dudes en escribirle a schepke@fuerzanaval.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.