Potenciando la Armada en diez cómodos pasos. Fase IV: Rellenar las reservas de espacio y peso.

Retomamos tras varios meses de retraso nuestra propuesta para potenciar las capacidades de la Armada con esta cuarta entrega. En anteriores episodios abordamos la necesidad de resucitar el Arma Submarina, de modernizar la Flotilla de Aeronaves y de hacernos con una segunda cubierta. Hoy nos proponemos hacer frente a uno de los eufemismos más controvertidos utilizados por los responsables de nuestra Fuerza Naval: las “Reservas de Espacio y Peso”.

Goalkeeper, el CIWS holandés, ampliamente utilizado por Corea del Sur.

Goalkeeper, el CIWS holandés, ampliamente utilizado por Corea del Sur.

Este término ha sido utilizado para justificar la no instalación, durante la construcción de nuestras unidades navales, de sistemas caros de adquirir, y cuya necesidad no es inmediata en tiempo de paz, con la excusa de que las condiciones presupuestarias para su adquisición y montaje no son lo suficientemente propicias.

Estas reservas de espacio y peso se han traducido, especialmente, en carencias en dos importantes aspectos de la guerra naval: la defensa de punto y la guerra antisubmarina.

El MEROKA fue la fallida apuesta nacional por dotar a nuestros buques de un sistema de defensa de punto.

El MEROKA fue la fallida apuesta nacional por dotar a nuestros buques de un sistema de defensa de punto.

En 1999, nuestra Fuerza Naval contaba con seis sónares remolcados pasivos operativos, uno por cada fragata de la clase “Santa María”, y con cinco potentes sónares de profundidad variable o VDS en cada una de las fragatas de la clase “Baleares”. Hoy en día no disponemos de medios remolcados, ya que en las fragatas clase “Santa María” el desuso ha atrofiado el órgano (el TACTAS) y en las fragatas de la clase “Álvaro de Bazán”, el lugar que debería ocupar el sónar remolcado es una de nuestras afamadas “reservas de espacio y peso”.

En resumen: ahora mismo nuestra Armada no dispone de medios antisubmarinos remolcados. Y esta en una grave carencia si tenemos en cuenta que las peculiaridades de la propagación acústica favorecen, normalmente, a aquel que sea capaz de explotar la inmensidad del océano “por debajo de la capa”.

SQS-35. el VDS de nuestras fragatas clase Baleares.

SQS-35. el VDS de nuestras fragatas clase Baleares.

Pero sin lugar a dudas, la capacidad más afectada por el eufemismo de estas reservas de espacio y peso es la defensa de punto. Una vez abandonada la apuesta nacional -el Meroka, que pudo haber llegado a convertirse en un excelente sistema CIWS- todos los buques construidos desde la entrega a la Armada de la fragata Canarias adolecen de una importante carencia: la falta de un sistema de defensa cercana.

Así nos encontramos con que unidades de primer orden que en otras marinas disponen de sistemas de este tipo, carecen de ellos en la Armada Española. Tal es el caso del LHD Juan Carlos I, de los buques de asalto anfibio Galicia y Castilla, de los buques de apoyo al combate Patiño y Cantabria… e incluso de nuestras flamantes F-100, consideradas por algunas voces lo suficientemente protegidas por sus misiles SM-2 y ESSM (misiles con los que cuentan, sin embargo, los Arleigh Burke americanos, que además disponen de sistemas de defensa de punto Vulcan Phalanx).

Desde Fuerza Naval tenemos dos propuestas claras para esta Fase IV de potenciación de nuestra Armada:

1º – Dotar a las fragatas clase F-100 de sistemas sonar remolcados. Un buen candidato sería el AN/SQR-19 que ya equipa a la clase Arleigh  Burke, aunque nuestra opción preferida sería el CAPTAS-4, un VDS activo de baja frecuencia fabricado por la europea Thales.

El CAPTAS-4 de Thales.

El CAPTAS-4 de Thales.

2º – Dotar de sistemas CIWS (RAM, Goalkeeper o Phalanx) a los buques de nuestra flota, cubriendo al menos 1 sistema por cada F-100, 2 sistemas por cada buque de aprovisionamiento o de asalto anfibio y 4 sistemas para nuestro buque insignia, el LHD Juan Carlos I.

Sea RAM, defensa de punto mediante misiles derivados del Stinger.

Sea RAM, defensa de punto mediante misiles derivados del Stinger.

 

 

 

 

Potenciando la Armada en diez cómodos pasos. Fase III: La necesidad de una segunda cubierta.

Retomamos con esta tercera entrega nuestra serie de propuestas para potenciar la Armada Española. Las últimas semanas han sido bastante intensas en el ‘trabajo’ y no hemos podido dedicarle todo el tiempo que nos gustaría a nuestra página. Así que lo primero, antes de entrar en materia, es disculparnos por este retraso.

Si has decidido seguir leyendo hay dos opciones: das nuestras disculpas por aceptadas o sientes una irrefrenable curiosidad por saber porque España necesita una segunda cubierta. En anteriores episodios abordamos la necesidad de resucitar el Arma Submarina y de modernizar la Flotilla de Aeronaves. Hoy toca hablar de una de las reclamaciones históricas de nuestra Armada: la necesidad de una segunda cubierta.

Nunca estuvimos más cerca de conseguirlo que aquel 30 de septiembre de 2010 en que el ‘Juan Carlos I’ se entregaba a la Armada. Por aquel entonces, a nuestro buque insignia, el portaaviones ‘Príncipe de Asturias’ todavía le quedaba mucha vida por delante. O eso creíamos los más optimistas. Apenas dos años y medio después el sueño acababa, y nuestro R-11 era despedido a su salida de la Base Naval de Rota, rumbo a Ferrol, por el entonces Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón y Grecia, y el Ministro de Defensa Pedro Morenés.

Aquellos maravillosos años...

Aquellos maravillosos años…

La razón para su prematura baja -apenas llevaba 25 años en servicio- fue la falta de fondos para la modernización del buque, por otro lado más que necesaria. Es necesario admitirlo: no era un barco barato de mantener ni de operar. La leyenda decía que para una prueba de arranque de sus turbinas se consumían 6.000 € de combustible. Pero ¿era necesario?.

Desde luego, el hecho de disponer de portaaviones y de aviación naval de ala fija embarcada no sólo permite a la Armada Española ocupar una posición prominente entre las marinas europeas, sino que además le proporciona una gama de capacidades que sólo están al alcance de apenas una decena de fuerzas navales. El Harrier, a pesar de sus limitaciones, es una excelente plataforma de apoyo aéreo cercano, y la integración del radar APG-65 y el misil AIM-120 AMRAAM le permite desempeñar un nada desdeñable papel en la defensa aérea de la fuerza.

Lamentablemente, el R-11 fue dado de baja sin un ‘bautismo de fuego’. Existieron varias oportunidades -Guerra del Golfo de 1991, Guerra de los Balcanes y Kosovo en los 90, Irak en 2003, Libia en 2011- pero nunca existió voluntad política. Sin duda, de haber entrado en acción, habría demostrado las posibilidades del que fue considerado el mejor de los ‘baby-carrier’ de su tiempo.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, la realidad es que ahora mismo España sólo dispone de una cubierta: el Juan Carlos I. Y no se trata de un portaaviones puro. El L-61 es un buque de asalto anfibio, que puede hacer un poco de todo, pero que carece de algunas de las características básicas de un verdadero portaaviones. La principal, tal vez, su escasa velocidad máxima, de apenas 21 nudos, que limita su capacidad para crear un viento relativo en cubierta que permita una mayor carga al despegue de los aviones o un sustancial ahorro de combustible al abandonar la cubierta.

Nuestro buque insignia.

Nuestro buque insignia.

En cualquier caso, este artículo no trata sobre las carencias del L-61, sino de la necesidad estratégica de una segunda cubierta. Ya durante la crisis del Sahara de 1975, bien por casualidad o por premeditación, Marruecos cogió a la Armada con la guardia baja, con el portaaeronaves Dédalo en mantenimiento, lo que negaba a España de su único vector aeronaval, que quizás habría sido capaz de cambiar el curso de los acontecimientos.

Y este es nuestro principal argumento para la defensa de una segunda cubierta. La necesidad de ‘redundancia’, de garantizar que cuando España lo requiera, la Armada podrá formar un grupo de combate alrededor de una de sus ‘cubiertas’ y proporcionar un decisivo vector aeronaval que incline la balanza de la victoria a nuestro lado, aún cuando la otra cubierta esté en mantenimiento.

Mantener en activo el Príncipe de Asturias habría costado 100 millones de euros en un programa completo de modernización.  ¿Realmente era una suma inasumible?

Mantener en activo el Príncipe de Asturias habría costado 100 millones de euros en un programa completo de modernización. ¿Realmente era una suma inasumible?

Por otra parte, disponer de dos cubiertas operativas durante un conflicto de media o alta intensidad permitiría proporcionar ese vector aeronaval sin descuidar el aspecto anfibio de las operaciones, pudiendo dedicar un buque a cada misión, y además garantizaría los relevos en zona de operaciones en caso de que el conflicto se prolongase. Esto permitiría que, mientras una de las cubiertas permanece en zona, el otro pueda regresar a base, realizar las tan necesarias tareas logísticas y permitir a su dotación descansar para volver al escenario del conflicto con fuerzas renovadas.

Pero ¿qué plataforma necesitamos?. En los tiempos que corren, apostar por un portaaviones “puro” parece poco racional. Sin embargo, desde Fuerza Naval consideramos que en el diseño del Juan Carlos I, tal vez la parte anfibia tuvo más peso que la parte aeronaval. Por esta razón creemos que, si bien un segundo LHD es la opción más económica y coherente, este debe corregir los errores del primero de la serie, especialmente en lo que se refiere a planta propulsora, hangar de aeronaves y tanques de combustible y pañoles de munición para nuestro arma aérea.

Nuestra propuesta: 2 LHD 'a la australiana', con la segunda unidad potenciada para las operaciones aéreas.

Nuestra propuesta: 2 LHD ‘a la australiana’, con la segunda unidad potenciada para las operaciones aéreas.

Algunos nos tildaréis de locos, pero lo cierto es que la Armada ya plantea en su horizonte 2025, expuesto ante los medios a comienzos de 2014, la adquisición de un segundo LHD. ¿Lo verán nuestros ojos?.

Lo que la Armada espera para 2025. En los dos LHD estamos de acuerdo. En reducir el número de escoltas a 10... ¡ni hablar!

Lo que la Armada espera para 2025. En los dos LHD estamos de acuerdo. En reducir el número de escoltas a 10… ¡ni hablar!