¿Y si el gobierno decidiera sumarse a la lucha contra el DAESH?

El gobierno de Mariano Rajoy se aventuró, tras los atentados de París, a decir que estaba dispuesto a relevar a las fuerzas francesas en África. Posiblemente un error de cálculo, no sólo por la proximidad de las elecciones del 20-D y la poca voluntad de nuestra ciudadanía de asumir sus compromisos en lo que respecta a la seguridad de Occidente. Francia tiene en Malí casi 4.000 hombres, una docena de cazabombarderos y un número similar de aviones de apoyo. ¿Sería España capaz de asumir esa responsabilidad? El desmentido que siguió a las declaraciones de Moncloa hace pensar que, si bien tenemos esa capacidad, no tenemos la voluntad necesaria.

Pero ese no es el tema principal a tratar en este artículo. Desde agosto de 2014 varios países occidentales, importantes aliados de nuestro país, se han involucrado activamente en acciones militares contra el DAESH en Siria e Irak. Sin embargo España permanece al margen, a excepción de un contingente de 300 militares que entrenan en Nasiriya a fuerzas iraquíes. El DAESH, que a ojos de gran parte de la sociedad española es la encarnación del mal, que ha inundado nuestras pantallas con vídeos de ejecuciones sumarias y decapitaciones, que ha orquestado atentados en la capital de nuestros vecinos del otro lado de los Pirineos, merece una respuesta contundente por parte de Occidente. Y España, nos guste o no, es parte de Occidente.

¿Podemos hacer más? Alemania, tradicionalmente reacia a intervenir militarmente en el extranjero, ha ofrecido numerosos medios de apoyo. La pregunta es ¿con qué opciones cuenta Moncloa?. Para responder a esta cuestión hemos elaborado el siguiente gráfico.

Posible despliegue español

Basándonos en la colaboración española a las últimas misiones internacionales, consideramos que, de plantearse esta cuestión España podría enviar un grupo de seis cazabombarderos F-18 Hornet con capacidad de ataque a tierra, ya que los Eurofighter todavía se encuentran desarrollando esta capacidad. Esta unidad aérea podría desplegarse en la base turca de Incirlik, apoyada por un avión cisterna KC-130 (los B-707 que cumplían esta misión están siendo dados de baja, y España todavía no ha recibido ningún A-400M). Consideramos indispensable, dada la gran hostilidad existente en el terreno, desplegar nuestra propia unidad para recuperar a pilotos caídos en caso de hipotéticos derribos. Esta misión podría correr a cargo de la EZAPAC, utilizando como transporte helicópteros Cougar.

Por otro lado, España podría ofrecer un escolta para el portaaviones francés Charles de Gaulle, que participa en acciones de represalia tras los atentados de París, como parte de la Operación Chammal. La fragata española F-103 Blas de Lezo estuvo integrada en 2007 en el grupo de combate del buque insignia francés, y probablemente, la participación de una unidad de esta clase, con una gran capacidad antiaérea, sería apreciada por nuestros aliados en París.

Estaremos a la espera de ver qué ocurre tras el 20-D. Y quién sabe si quizás esta no se convierta en la ocasión para desplegar un grupo de combate alrededor del Juan Carlos I. Los AV-8B de la Armada son excelentes aviones de ataque al suelo y eso es exactamente lo que hace falta para combatir al DAESH.

About the author: fuerzanaval

Has one comment to “¿Y si el gobierno decidiera sumarse a la lucha contra el DAESH?”

You can leave a reply or Trackback this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published.