CUATRO RAZONES POR LAS QUE HEMOS PERDIDO EL PROGRAMA FFGX.

Lo supimos el pasado 30 de abril. El programa americano FFGX, que pretende dotar a la US Navy de hasta 20 escoltas de tipo fragata, había sido otorgado al consorcio formado por el astillero italiano Ficantieri y los astilleros locales Marinette.

Navantia es una de las grandes perdedoras. Parecía la mejor posicionada de los cinco contendientes. Tenía un importante socio local (los astilleros de Bath Iron Works), experiencia en la integración del sistema AEGIS y un modelo de buque, la F-100, plenamente operativo en las marinas española y australiana.

Propuesta de Navantia para el programa FFGX, basada en la F100.

Sin embargo, ha sido la FREMM francoitaliana la seleccionada. Con este, son tres los programas importantes que Navantia ha perdido en los últimos años, a pesar de haber apostado fuerte: el programa FFGX; el programa  SEA 5000 australiano; y el programa para construir nuevos buques para la Real Marina Canadiense. A estos fracasos hay que sumar los múltiples concursos internacionales para la construcción de submarinos (en Brasil, Australia, Noruega, Holanda) que parecen inalcanzables tras los múltiples retrasos y controversias que han rodeado el programa S-80.

El SEA 5000, un programa para construir nueve fragatas para la marina australiana, fue ganado por el modelo británico, la Tipo 26. Navantia presentó al concurso una evolución de la F-100.

Pero, ¿qué razones pueden haber inclinado la balanza del lado italiano?. Aquí van unas cuantas teorías.

1. DÉBIL POSICIÓN INTERNACIONAL DE ESPAÑA A OJOS DE WASHINGTON.

A los americanos les hemos hecho algunos feos. El último, probablemente, en mayo de 2019, cuando retiramos a la Méndez Núñez de la escolta del USS Abraham Lincoln. Parece razonable pensar que el dudoso compromiso de nuestro gobierno con los intereses de Washington no ha jugado a nuestro favor. Tampoco podíamos esperar una ofensiva a nivel estatal esperando un trato de favor de Trump hacia un antagonista político como Sánchez.

La F-104 Méndez Núñez abandonó, por orden de Madrid, el Grupo de Combate del USS Abraham Lincoln cuando este se dirigía al Golfo Pérsico en medio de las tensiones con Irán.

Alguno podría alegar que bastante hacemos alojando dos importantes bases, Rota y Morón, en nuestro territorio, o firmando contratos por valor de 600 millones de dólares para adquirir sistemas SPY. Pero es difícil competir con Italia, que aloja importantes instalaciones americanas como Aviano, Sigonella, el Cuartel General de la 6ª Flota en Nápoles o la base de la 173 Brigada Aerotransportada en Vicenza.

Italia es uno de los países de Europa con mayor número de militares norteamericanos en su territorio.

Italia, además, ha hecho importantes compras de armamento a los Estados Unidos en los últimos años. Es un socio importante dentro del programa F-35, del que ha adquirido 77 unidades (un programa de alrededor de 8000 millones de dólares); y es uno de los pocos usuarios del avión cisterna KC-767 fuera de los Estados Unidos.

Italia es además socio principal del programa F-35, y aloja en su territorio la única fábrica en toda Europa que ensambla este modelo de aeronave.

2. LA LEYENDA NEGRA DE NAVANTIA.

Que la Helge Ingstad se fuera al fondo del fiordo de Bergen está más relacionado con las pocas cualidades marineras del oficial de guardia que con la calidad de la construcción. Aunque los últimos informes oficiales noruegos parecen desmentir que existiesen defectos en la integridad estructural de la fragata noruega, el daño ya está hecho. No supimos defendernos de las injurias en aquel momento, y en algunos foros estadounidenses se ha cuestionado la fiabilidad de Navantia como astillero.

Ir a 17 nudos por un fiordo sin atender a las llamadas del control del tráfico marítimo tendría algo que ver… no parece que fueran sólo “deficiencias en la estanqueidad”.

El fiasco del programa S-80, supuestas quejas de los australianos en sus AWD y el hundimiento del Naiguatá también son utilizados por los agitadores de esa leyenda negra para desacreditar a Navantia como constructor naval.

3. TENSIONES EN LOS ASTILLEROS NORTEAMERICANOS.

Tal vez nuestro aliado fuera demasiado potente. Bath Iron Works es, junto con Ingalls Shipbuilding, el astillero principal en el exitoso programa Arleigh Burke, que acaba de entregar el 68ª destructor de la clase y todavía tiene pedidos para nueve más, a un precio de 1800 millones de dólares por barco. Por otro lado es también el constructor de los destructores clase Zummwalt… que no pueden considerarse precisamente un éxito.

Bath Iron Works es uno de los principales astilleros norteamericanos, y mantiene una importante carga de trabajo con la construcción de los destructores de la clase Arleigh Burke.

Marinette, sin embargo, se estaba quedando sin carga de trabajo ante la finalización de las últimas unidades del programa LCS. Además, sus instalaciones están emplazadas en Wisconsin, un estado crítico para las primarias norteamericanas, donde Trump ganó con poco margen en 2016 y donde el mantenimiento de los empleos en el sector naval es –igual que ocurre en Galicia o Andalucía-  un aliciente a la hora de ganar votos.

Marinette está finalizando los últimos cuatro buques de la clase LCS. La asignación de nueva carga de trabajo podría buscar réditos electorales.

4. LA F-100, ¿UNA PLATAFORMA OBSOLETA?

Nos hemos pasado. La F-100 no está obsoleta. Pero Navantia ha vivido de rentas con un modelo de finales de los años 90, con el que tuvo un importante éxito de exportación en Australia, pero que presenta algunas carencias para lo que se espera de un escolta de su clase en la tercera década del S.XXI. Además, no se les ha hecho ninguna modernización en condiciones en 20 años.

Aunque no lo parezca, esta foto tiene casi 20 años. Es de octubre de 2000, y estábamos botando la F-101. No se le ha hecho ninguna modernización importante desde entonces.

Las FREMM, sin embargo, son un modelo diez años más moderno, con una suite antisubmarina más capaz, una propulsión eléctrica acorde a la re-emergencia de la amenaza submarina y 18 unidades en servicio o en construcción en Francia e Italia.

Infografía de NavalAnalyses.

¿Habríamos tenido más suerte presentando la F-110? Probablemente no. Al menos hasta poder enseñar una navegando con el pabellón al viento.

.

.

Animaros a dejar vuestros comentarios en la sección habilitada para ello. Recordad que podéis seguirnos en Facebook e Instagram. Si quieres contactar con el autor de este artículo, no dudes en escribirle a schepke@fuerzanaval.com

Un comentario en “CUATRO RAZONES POR LAS QUE HEMOS PERDIDO EL PROGRAMA FFGX.

  • el 11 mayo, 2020 a las 14:40
    Permalink

    Porque no se dice que el presupuesto era más caro que el italiano y quien es el listo que lo hace cuanto tiempo hace que no tienen un contrato pregunto

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.